A medida que muchas empresas comienzan a reabrir mientras COVID-19 continúa amenazando a las comunidades, los espacios de oficinas se reconfiguran de nuevas maneras para mantener a los empleados protegidos.

Con las empresas en todo el país reabriendo espacios de trabajo, las oficinas con diseños abiertos o barrios densos enfrentarán desafíos para acomodar el distanciamiento social y otras nuevas normas establecidas por COVID-19.  Organizaciones inmobiliarias como CBRE, Cushman & Wakefield y el American Institute of Architects han publicado sugerencias sobre cómo las oficinas pueden mejorar el distanciamiento social y el saneamiento para evitar la propagación de COVID-19.