La forma en que elegimos los productos y servicios que utilizamos, lo que pretendemos lograr a través de ellos y el enfoque que adoptamos para descubrirlos están cambiando a una velocidad sin precedentes.

Muchos de nosotros en todo el mundo ahora estamos en cuarentena o autoaislados.  Si bien esto ha llevado a una caída en los viajes diarios y las interacciones de servicios físicos, ha llevado a un auge correspondiente en las entregas en línea y el uso de comunicaciones digitales y entretenimiento en el hogar.