Las pequeñas empresas son el alma de una comunidad, pero debido al impacto del coronavirus, se están cerrando en enormes cantidades.  Si bien el gobierno lanza programas masivos para ayudar, es una carrera contrarreloj para que llegue la ayuda antes de que muchas empresas se queden sin efectivo.