La liquidez de una empresa es la cualidad de los activos para ser convertidos en dinero de manera inmediata; es decir, la facilidad para convertir un activo en dinero sin que pierda su valor.

Se trata de uno de los indicadores financieros más importantes de una empresa, por determinar la capacidad de cumplir con sus obligaciones de pago a corto plazo, tanto con sus trabajadores como con sus proveedores, así como con el pago de impuestos. 

Este indicador además permite medir el riesgo de permanecer solvente en situaciones de crisis. Lo que puede indicar el valor de una empresa.

Si se quiere conocer el nivel de liquidez de una empresa se debe restar los ingresos de dinero de los egresos de la empresa, y al monto obtenido se le debe restar gastos y obligaciones de la empresa.

Importancia de la liquidez de una empresa

importancia de la liquidez de una empresa

La liquidez de una empresa le permite mantenerse a flote, cumpliendo con sus compromisos de pago a corto plazo y continuar funcionando. Sin liquidez una empresa no funciona correctamente y corre el riesgo de quebrar.

El contar con suficiente liquidez es fundamental en una empresa para cumplir con los compromisos, costear el proceso productivo y mantener las operaciones en marcha. Por lo que la falta de liquidez genera grandes inconvenientes a la empresa y corre el riesgo de caer en deudas graves. Además, la falta de liquidez limita las posibilidades de generar ahorros o excedentes de dinero. 

Problemas que puede ocasionar la falta de liquidez a una empresa

Entre los problemas que puede ocasionar la falta de liquidez en una empresa se destaca la imposibilidad de pagos. 

Sin liquidez la empresa no podrá hacer frente a las obligaciones financieras a corto plazo, los cuales generan nuevos problemas. Y lo más lamentable es que de no salir rápido de la situación de falta de liquidez, las deudas podrían llevarle a la quiebra.

Entre algunos problemas que puede sufrir la empresa por falta de liquidez podemos mencionar:

  • Impago a los trabajadores. Lo que a su vez puede provocar una situación de conflicto interno al momento en que los trabajadores no sientan la misma motivación, ni se vean tan implicados dentro de la organización. Esto sin mencionar las consecuencias en el ambiente de trabajo y las bajas del personal.
  • Impago a los proveedores. De ocurrir esto la empresa corre el riesgo de no recibir los recursos necesarios para realizar sus labores comerciales, fundamentales para el funcionamiento de la empresa. Ante esta situación dejaría de operar a toda su capacidad.
  • Riesgo de insolvencia. A manera de reacción en cadena, las empresas que no operen a toda su capacidad se les dificulta salir de la situación de impago y es posible que las deudas se acumulen a tal punto en que se vea en riesgo de caer en insolvencia. 

Se cae en la categoría de insolvente cuando la empresa no puede hacer frente a sus compromisos de pagos. Esto puede obligar a la empresa a dejar de contratar proveedores y generará desconfianza entre los consumidores.

Maneras de mejorar la liquidez de una empresa

Es importante que en caso de que la empresa cayera en la situación de liquidez crítica se busque revertir con las alternativas que estén a la mano sin poner en riesgo la sostenibilidad de la empresa. Para esto es importante vigilar que los ingresos y los egresos de la empresa siempre se encuentren equilibrados.

Una buena forma de asegurar tener mayor liquidez es reducir los tiempos de cobro a los clientes. También es una posibilidad disminuir productos en el almacén, incluso vendiéndose a precios más bajos.

Ten en cuenta estas acciones básicas que puedes llevar a cabo para mantener un nivel de liquidez óptimo para tu empresa:

  • Mantener una supervisión continua de la contabilidad de la empresa.
  • Establece un plan de contingencia para afrontar la posibilidad de una falta de liquidez.
  • Solicitar financiamiento por parte de los proveedores.
  • Obtener pago por parte de los clientes en menores plazos.

De igual manera, puedes considerar las siguientes alternativas si crees que las deudas están asfixiando a la empresa:

  • Pide un crédito a una entidad financiera. Al tener un buen historial crediticio es posible abrir una línea de crédito con un banco, y esto permitirá resolver al menos unos meses de ingresos.
  • Busca un patrocinio. Un patrocinador es una fuente alternativa a las instituciones financieras. 
  • Liquida inventario. Puedes recurrir a la opción de poner en oferta algunos de los productos. Estas ventas pueden ayudarte a recuperar un poco los ingresos y solventar las deudas hasta recuperar la marcha.

Sin lugar a dudas lo mejor que se puede hacer para prevenir esta situación es contar con un fondo de emergencia, porque resulta muy normal que las empresas entren en períodos de menos ventas que no siempre se pueden contrarrestar.

Es importante estar preparado para los posibles momentos difíciles que pueda atravesar la empresa, y para lograrlo la mejor manera es tener preparado un fondo de ahorros que provenga de las ganancias de los meses con mayor liquidez de la empresa.