Si alguna vez te haz preguntado ¿Para qué sirve la contabilidad? ¿Cómo controlan las empresas todos sus activos, todas las entradas y salidas de dinero que se producen todos los días como consecuencia de la actividad empresarial?

A medida que crece un negocio, y con él las operaciones comerciales, es fundamental llevar un control exhaustivo de todo el dinero que se mueve, para evitar sustos innecesarios y llevar las cuentas al pie de la letra. Para hacer esto, utilizamos la contabilidad de la empresa. Descubre aquí qué es la contabilidad de una empresa.

 ¿Qué es contabilidad?

Podríamos definir el concepto de contabilidad como aquella ciencia o disciplina encargada del análisis y presentación, a través de estados contables, de la información financiera de una empresa, con el fin de poder estudiar, medir y analizar todos sus activos y determinar en qué estado están su economía y sus finanzas.

Toda la información económica y financiera de una empresa debe reflejarse de manera veraz en los estados financieros; de esta forma, se permite una adecuada toma de decisiones por parte de accionistas, inversores, acreedores y / o empresarios. No importa el tamaño de una empresa, ya sea unipersonal o una gran multinacional, es necesario llevar un control contable de su situación económica, con tus propios contadores o contratando a  una empresa que brinde los servicios de contabilidad. A través de la contabilidad empresarial, aseguramos la rentabilidad de la empresa, además de tener la obligación de hacer frente al Tesoro Público.

Asimismo, la ciencia de la contabilidad es sumamente útil, ya que nos brinda una visión clara y objetiva de la estabilidad y solvencia de nuestro negocio. Asimismo, nos permite conocer la evolución y trayectoria financiera de la empresa y determinar las estrategias financieras con visión de futuro.

¿Cómo funciona la contabilidad de una empresa?

¿Cómo funciona la contabilidad de una empresa?

El concepto de contabilidad ahora está claro. Sin embargo, ¿cómo funciona la contabilidad de una empresa? ¿Cómo puede una empresa aplicar la contabilidad a su día a día?

 Lo primero que hay que tener claro son las operaciones que deben registrarse y contabilizarse en documentos contables: compras y gastos, ventas e ingresos, adquisiciones, sueldos, préstamos, movimientos bancarios y de caja, etc. Cualquier movimiento de dinero que se te ocurra , o cualquier acción relacionada con el dinero de la empresa, debe tenerse en cuenta y reflejarse en los estados financieros. ¿Pero cómo hacerlo? 

1. Programa de contabilidad

Para mantener todos los movimientos actualizados y completamente actualizados, será necesario que obtengas un programa de contabilidad. Estos han experimentado una evolución gracias al desarrollo de nuevas tecnologías. Muchas empresas hoy están apostando por programas de contabilidad que están en la nube, requiriendo solo una conexión a Internet para funcionar, permitiendo la reubicación y que se pueda acceder a ella desde cualquier lugar y en cualquier momento.

 2. Plantillas contables

Si no disponemos de presupuesto suficiente para utilizar un programa de contabilidad existe una alternativa mucho más económica y eficaz, las plantillas de Excel. Puedes crear el sistema contable con Excel de forma sencilla, para ello es recomendable dominar el programa Office y conseguir una plantilla adecuada.

3. Prueba de operaciones

Pero, si quieres registrar un estado contable, es requisito imprescindible que tengas el documento que justifica efectivamente la operación en cuestión. Incluso si se trata de la compra de un paquete de folios, debemos tener prueba de ello, por poco dinero que sea ¿Por qué es tan importante? Entonces, si no tienes un documento que acredite la operación, ¿cómo le das veracidad? Difícil.

Ya sabes en qué consiste la contabilidad, ahora te toca a ti mantener un seguimiento actualizado y constante de todos los movimientos de tu empresa. Además, hoy en día tienes muchas opciones, ya que todas estas cuentas deben presentarse al Registro Mercantil, a través del Libro Diario y el Libro de Inventario y Cuentas Anuales. Recuerda registrar todas las operaciones económicas en los estados financieros y profesionalizar tu empresa.