En este punto, muchos de nosotros estamos trabajando desde casa y, después de más de un mes de hacerlo, estamos bastante establecidos en nuestra nueva normalidad, ¿verdad? No sabemos si eso significa que lo hemos perfeccionado de ninguna manera, pero estamos comenzando a construir una rutina y, con suerte, las cosas se están volviendo un poco más fáciles.