Dirigir una empresa, por muy grande o pequeña que sea, siempre representa un reto para la persona que está al frente. Desde el mantenimiento de la organización, los planes a seguir, los objetivos a alcanzar y que la gente se sienta contenta en sus puestos de trabajo. Pero más allá de tener el control de tu empresa, es importante garantizar la productividad de la misma.

Ya sea que se trate de servicios que ofrezcas, o productos para la venta, debes asegurarte que los procesos se cumplan de la manera que lo tengas previsto, para que tu empresa se mantenga siempre en sus niveles óptimos.

Es por eso que a continuación te vamos a presentar unos tips que son importantes para considerar, si quieres que la productividad de tu empresa se eleve hasta el máximo nivel, optimizando tu negocio, garantizando así, los resultados que esperabas.

Escucha siempre a los trabajadores

Sabemos que las personas de cualquier organización, son las que logran levantar, o bajar, la productividad y, sobre todo, la reputación de una empresa, es por eso que debes asegurarte de brindarles un espacio óptimo para el desarrollo de sus funciones.

Procura, en lo máximo, escucharlos para saber si tienen alguna necesidad, incluso para que puedas comprobar el rendimiento de ellos en cada área dentro de tu empresa. Saber que cuentan con un jefe o empleador que los atiende, hará que sientan mayor compromiso con la empresa, y dar el todo en cada proceso para lograr los objetivos planteados.

No descuides a tus clientes 

Mantener una interacción adecuada y oportuna con tus clientes es algo que debes hacer y tomar como prioritario para tu negocio. Escuchar cada comentario o sugerencia, responder sus dudas, ya sea por correo electrónico, redes sociales u otro medio, te hará saber cuáles son los gustos de ellos, lo que realmente quieren, lo que te permitirá retener a tus potenciales clientes y ganar nuevos clientes, a través de las diferentes estrategias que desarrolles.

En este punto es importante también disponer de diversos medios de comunicación. Mientras más vías tenga la empresa, mas formas habrá de que el consumidor y el usuario final te expresen su necesidad y así tu puedes atenderla.

No asumas todas las responsabilidades

Saber que no eres una persona que podrá abarcar todas las tareas, te hará saber que necesitas a alguien que te brinde el apoyo que requieres. Si ya tienes a tu equipo de trabajo constituido, dale asignaciones y metas para que puedan realizarlas.

Lo importante es que los objetivos de producción mensuales o semanales, se puedan cumplir en los tiempos establecidos, por lo que mientras más gente haya, trabajando en una dirección, más oportunidades hay de ser mas óptimos en la producción.

Mantén tu espacio de trabajo libre y organizado

Sin duda, el desorden es uno de los principales enemigos de la productividad. Es por ello que debes, de manera periódica, enfocarte en sacar la basura de la empresa, y mantener cada oficina de tu equipo de trabajo limpia. Esto les dará a los empleados la sensación de estar en espacios nuevos, que se verá reflejado en los buenos porcentajes de producción.

También debes considerar renovar tus equipos, incluso, sacar artículos viejos, documentos que ya no usas, muebles y más, fuera de tu espacio para garantizar mayor movilidad.

Si es mucho material el que se encuentra dentro de tu empresa, nuestra recomendación es que puedas alquilar por un tiempo determinado, un almacén o depósito, porque te permitirá no solo guardar tus equipos viejos que no vas a utilizar, sino que te brindará seguridad y el resguardo de la humedad o el polvo que puede ocasionar daños.

Administra bien el tiempo

Algo importante que es una cualidad de las empresas y personas con éxito, es que saber cómo gestionar bien su tiempo. Ya que, para tu organización, incluso para cada persona que conforma tu equipo de trabajo, es importante el cumplimiento de las metas y los objetivos planteados, debes disponer también del tiempo de ejecución de cada proyecto y paso a seguir.

Así como asignas responsabilidades, organiza en tu agenda, semanal o mensual, el tiempo que dispondrás para cubrir las actividades que vayas a asumir, e intenta que las personas que estén alrededor de ti, puedan también cumplir con el mismo hábito.

Al final, si sigues con los consejos que te presentamos aquí, sabremos que esto se verá reflejado en la productividad de tu empresa y, por ende, el éxito de la misma. Puedes incluso considerar otros aspectos que te ayuden a obtener buenos números, un negocio más óptimo, y con más oportunidades de venta.