Estás listo para ser tu propio jefe, ¡compruébalo!  También te apasiona una idea y te mueres por hacerla realidad. ¡Comprueba dos veces!  Pero antes de renunciar a su trabajo diario, no debería sorprender que administrar su propio negocio pueda ser un nuevo desafío abrumador.  Entonces, ¿cómo sabes si realmente tienes lo que se necesita?  Hay algunos rasgos importantes compartidos por empresarios exitosos que pueden ayudarlo a guiarlo.