Para muchas personas, diciembre y otros meses festivos representa un tramo financiero tan grande que a veces tardan hasta 4 meses en saldar sus deudas de tarjetas de crédito. Ya sea que te encuentres en esta situación o no, ¿por qué no tomar un mes para restablecer tus finanzas?

Me gusta llamarlo una desintoxicación financiera. Al igual que al comer sano, mantenerte alejado del alcohol y hacer ejercicio ayuda a tu cuerpo a recuperar y eliminar las toxinas acumuladas durante el período de vacaciones, una desintoxicación financiera te permitiría hacer lo mismo para tu cuenta bancaria y situación financiera. A continuación hay 3 pasos que podrías estar haciendo para prepararte para un buen año por delante. 

Haz un plan

Ten en cuenta que, por lo general, una desintoxicación es algo que no lleva más de unas pocas semanas y que tiene la intención de darte un impulso inicial en lugar de producir los resultados finales deseados. El estilo de vida «Vegano» no necesariamente te llevará a tu peso ideal, pero disminuirá los antojos de alimentos poco saludables para que puedas mantener una dieta saludable y finalmente perder esos kilos de más. Del mismo modo, una desintoxicación financiera no resolverá todos tus problemas financieros, pero puede ayudar a implementar algunos buenos hábitos financieros que, si se aplican de manera consistente, te brindarán los resultados que estás buscando.

Piensa en tu plan de desintoxicación financiera de manera similar a un plan de desintoxicación de alimentos. Hay algunas reglas que debes establecer para ti mismo, tales como: restringir el consumo de azúcar en un 70%, beber al menos 2 litros de agua por día, renunciar a la carne roja, limitar el consumo de carne blanca a 2 veces por semana, renunciar a los lácteos, eliminar el alcohol, comer al menos cinco porciones de frutas y verduras todos los días, comer una verdura de hoja verde con cada comida, etc.

¿Cómo podrías traducir esto a tu situación financiera? Algunos ejemplos incluyen:

  • Prepara un almuerzo casero al menos 3 veces por semana (en lugar de comprarlo).
  • Hacer un desafío de un día sin gasto.
  • Eliminar el uso de la tarjeta de crédito.
  • Configurar un débito directo por al menos el pago mínimo requerido para cancelar tu deuda de tarjeta de crédito.
  • Limpia el armario y vende algunos artículos no deseados en línea.
  • Caminar o andar en bicicleta al trabajo dos veces por semana si es posible, etc.

Despeja tu despensa

Ahora tienes un conjunto de reglas, por lo que todo lo que necesita hacer es seguirlas. ¿Qué tan difícil puede ser, verdad? ¿Recuerdas el camino pavimentado con buenas intenciones? La tentación está en todas partes y es mucho más fácil evitarla si no la vemos mirándonos cada minuto del día. 

Algunos ejemplos de tentaciones financieras que podríamos eliminar de nuestro camino son cosas como:

  • Suscripciones por correo electrónico a sitios minoristas que te bombardean con ofertas de ventas, reducciones finales y autorizaciones masivas.  
  • Suscripciones pagas que se renuevan automáticamente que aunque sea poco, puede ser un gran monto en un año, más aún si son varias. Lo interesante es que la mayoría de las personas ni siquiera recuerdan haberse inscrito en ellas, y mucho menos usarlas y sacarles provecho.
  • Viejos hábitos que se volvieron automáticos. Por ejemplo, la ruta que tomas al trabajo que implica pasar por un café en particular y siempre detenerte allí para tomar un café. ¿Podrías tomar una ruta diferente al trabajo o podrías traer tu propio café? Otro ejemplo es navegar por tu tienda en línea favorita a la hora del almuerzo y terminar comprando cosas porque están a un buen precio y no porque las necesites. ¿Podrías dar un paseo o simplemente alejarte de tu escritorio y evitar la computadora durante el almuerzo?

Como se menciona anteriormente, estos cambios no harán ni romperán tu situación financiera por sí solos, de forma aislada. Sin embargo, el efecto acumulativo de eliminar estas tentaciones será la creación de mejores hábitos financieros que marcarán una gran diferencia. Esto nos lleva al tercer paso.

Obtenga las herramientas adecuadas

Una desintoxicación de alimentos generalmente incluye un viaje a la tienda de comestibles para que puedas comprar todos los ingredientes que necesitas y quizás algunas herramientas como una licuadora, un exprimidor, una olla caliente, etc. Afortunadamente, una desintoxicación financiera no requiere que compres nada. 

Sin embargo, hay algunas cosas que es posible que desees «consumir» durante tu período de desintoxicación, como información sobre la administración del dinero y los hábitos financieros. Hay muchas herramientas e información excelentes y muchas de ellas son gratuitas: artículos, blogs, (e) libros, aplicaciones, cursos, etc. Incluso puedes unirte a desafíos y grupos de apoyo en línea e interactuar con personas que están en el mismo camino que tu.

Después del paso 2, es muy difícil eliminar un hábito por completo, sin reemplazarlo por otro. Por lo tanto, en lugar de tratar de eliminar únicamente los hábitos financieros inútiles, piensa en sustituirlos por otros mejores. El éxito financiero y la satisfacción representan la suma de las cosas que haces todos los días de manera constante. Asegúrate de que estés cumpliendo tus objetivos financieros.