Trabajar desde casa tiene muchas ventajas: puede ser rentable tanto para los empleados como para los empleadores porque el primero no necesita gastar dinero viajando y el segundo puede ahorrar mucho en la administración de las instalaciones; Además, no olvidemos cómo reducirá drásticamente la contaminación y el tráfico.